viernes, 30 de mayo de 2008

Animal

El dolor se avecina tras menguar la triste espera
Lo cierto a lo lejos traslucía lo incierto de esta verdad
Ciertos momentos que pasaba junto aquella ventana rota
Llena de recuerdos, mientras mi madre gritaba.
Las noches tan pasajeras y rodantes, que traían consigo
Recuerdos de tiempos atrás, donde todo era
Tan igual que hoy, la misma silla, el mismo piso
Las mismas palabras hirientes, mientras mi padre pensaba.
Soy yo es cierto, pero quien soy, vagas preguntas,
Escritas en mí ser, descritas por algún pensamiento
Fuera de lo común, miro mi cuarto solo, aun hoy sigo
Acercándome a aquella ventana rota, mientras mi madre sigue ahí.
Y hoy que sigo aquí mirando al espejo,
Viendo lo que soy, el tiempo corre y veo los días pasar
Llevando junto a mi cruz el peso que es transitar
Por esta mi pútrida existencia, meditabundo sigo,
Pensando solo estoy, algún día acabara todo.
Cerrare los ojos y no despertare jamás,
Caminare por lugares, que nunca transite,
La alegría no será mas una simple careta,
Pintare todo a mi camino y junto a mí
Todo lo que pensé hacer, y será todo igual como pensé,
Mi padre aun sigue ahí, mi madre parada junto
A aquella ventana rota recordara aquellos gritos
Y recordaran y pensaran quien fui.

1 comentario:

azpeitia dijo...

Conocer lo primero y lo último, corresponde a los que deseamos conocer de verdad a la persona que visitamos....tienes una especial vena poética...un abrazo de azpeitia