jueves, 12 de agosto de 2010

En que momento nos perdimos.

Figurativamente todo esta bien, los arboles, el ambiente, las aves y los rios,hasta el ser humano bien esta, me pregunto, entonces donde diablos vivo o donde existo, muchas palabras de bienestar desarrollo y progreso tecnologico, y al otro lado de la balanza, el sistema claudica como herida sangrante transformada en gangrena, el ambiente esta en peligro, ¿el progreso? no es viable mientras el sistema capitalista impere con prepotencia y terror, donde el pobre es explotado por el capitalista explotador, añorando los pobres tomar el control de todo para suponer una sociedad justa e igualitaria, alegando la experiencia de lo vivido y sustentanto que los mismos no actuarian asi.
Me pregunto quien me afirmaria tal proposicion que de como resultado una sociedad justa y libre de inequidad, es la fatal existencia humana, es el camino trasado por el mismo, cuyo fin autodestructivo llevara y sumira a su mundo en el caos y desequilibrio total, todos quieren, todos persiguen, todos añoran, todos tienen la verdad, aun a costa de muerte, de hambre, de destruccion, exterminio animal E irrenovabilidad mineral.
Seres cabezas huecas, materialistas competitivos, todos para si, todo para nada, que fin tendra nuestra misera existencia, una guerra mas no haria mal , unas cuantas revoluciones mas no harian mal, al final, el comienzo del fin sera el mismo, en que diablos pensamos, en que momento nos perdimos cuando fue que dejamos de ser seres humanos para convertirnos en heces.

Y derrepente transitaba por una calle,
mirando huesos andantes
avanzar junto al escaso aire,
en el suelo un niño enclenque,
con la piel pegada a los huesos,
llama al padre que no esta,
y al hermano que yace
hecho calavera en la acera,
los pocos lucidos como yo,
lloran dia y noche la tragedia del caos,
un final que no pensamos decidir,
un resultado que no quisimos elegir,
alimentandonos de alguna semilla existente,
ingiriendo la poca agua que queda,
producto de guerras sin control.
Hubo alguna vez agua en abundancia
por doquier mas aun se, es una leyenda
de la que ya no se tiene memoria.
Jaurias de humanos se organizan colectivamente,
y van en busca del hermano debil,para darle muerte,
un sacrificio fundamentado,por la supervivencia del mas apto,
en que momento fue que los sueños dejaron de ser,
y dieron paso a la añoranza de la muerte,
permitiendo que nos acaricie con sus garras hirientes,
con sus uñas punzantes, rasgandonos la piel,
matando las esperanzas inexistentes
reflejados en los ojos desorbitados de mi locura,
hambriento y a un paso del suicidio,
de que valdria ya morir,
es que acaso existe algo peor que vivir,
en esta misera existencia humanoide,
cenizas perdidas nada mas,
hechadas al viento contaminando,
lo que queda de vida,
misera existencia humanoide,
cual titere sin vida, hecho androide,
piel y hueso nada mas, cerebro sin neuronas,
y un corazon que aun no deja de latir.
Martin Gala

1 comentario:

Jorge Guillermo dijo...

lamentablemente, vivimos controlados y condicionados de tal forma que a veces es tan difícil darse cuenta.

Un indicador de que estamos abriendo los ojos es cuando la gente dice "¿estás loco?"